Llama para concertar cita 688 91 68 73 info@tupsicologaenlasrozas.com

El arte de escucharnos

El cuerpo enferma cuando no sabemos poner en palabras lo que nos pasa, toda nuestra historia está grabada en nuestros cuerpos.

Desde antes de nacer, ya en el útero materno, estamos expuestos a información de dentro de nuestro madre, un embarazado no deseado tiene consecuencias intrauterinas ya para el bebé, puesto que recibe sin querer información que quedara grabada en su memoria implícita de no ser un hijo deseado, seguramente llevando sobre sus espaldas el fuerte dolor del rechazo a lo largo de sus años de vida.

Por el contrario una mamá que habla a su bebé conectando así con él, que le arropa simbólicamente y emocionalmente estará forjando un vínculo sano del que el niño se nutrirá si así sigue siendo durante el resto de su vida.

Dolores de cabeza, musculares, trastornos psicofisiológicos todo esto son gritos de nuestro cuerpo, el cuerpo de por sí habla, el cuerpo tiene memoria.

Muchas veces cuando alguien llega a consulta lo que me suelo preguntar es ¿Qué té estas gritando que no eres capaz de oír? Descifrar esto en muchos casos es la base para una mejoría. Las emociones se sienten en el cuerpo, las emociones no se piensan, se sienten.

Y para regular una emoción y así liberar al cuerpo, el secreto es sentir de nuevo esa emoción, darle su espacio, darle su tiempo, darle su lugar acompañándonos de autocompasión. No confundamos la compasión con pena, porque poco tiene que ver, piensa en qué harías si ves llorar a alguien que aprecias, seguramente le darías tu cariño y tu apoyo, eso, es la compasión.

En ocasiones es difícil sentir cuando tanto tiempo hemos estado con ceguera emocional, pararme a sentir, a ver cómo está mi cuerpo, a ver qué me dice, a escucharlo, a ser respetuosa con él, a no exponerlo a ciertos “alérgenos” son algunas de las cosas que tenemos que hacer si queremos conseguir ese bienestar que anhelamos.

Las emociones se presentan muchas veces como nudos en nuestro sistema, y nuestra labor es desenredar lo enredado, el primer paso sería hacer consciente la existencia de un nudo y a través de esta primera toma de conciencia, dejarnos sentir y experimentar ese nudo con el fin de que tras la mera observación, aceptación y compasión de ese nudo, éste termine por desaparecer e integrarse a nuestra historia. De esta forma podremos liberar a nuestro cuerpo de su historia y orientarnos hacia el futuro.

Recuerda que tu cuerpo siempre te da señales y en nosotros está el hacerlas caso. Prueba a conectarte a ti mism@, a través de la naturaleza, empieza a practicar meditación, obsérvate y deja fluir la emoción.

Y tú… ¿Eres capaz de escuharte?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies